Eneko Pou

null

Eneko Pou retroalimentación

Eneko's detalles

Sobre Eneko

null

Hay una extraña raza de hombres: "los que lo hacen todo bien". Son gente aparentemente normal, pero que demuestran una destreza excepcional en todo lo que se proponen. A este selecto grupo pertenece Eneko Pou. Puede que no destaque tanto en la escalada como su hermano Iker (es difícil superar a uno de los mejores del mundo), ni suene tanto en alpinismo como Juanito Oiarzabal, ni despunte en el esquí extremo. Ni siquiera en la escalada sobre hielo. Pero a ver quién es el guapo que consigue hacer todas estas cosas la mitad de bien que Eneko…

Desde siempre ha estado dedicado a la montaña, sin cerrarse a nada. Algo que le permite ser hoy Instructor de la Escuela Vasca de Alta Montaña y Profesor Diplomado de esquí. Se mueve con destreza en casi todos los terrenos. Como escalador, ha llegado al 8º grado y como alpinista, ha participado en varias expediciones, de las cuales destaca el intento al Annapurna de 1999, junto a Juan Oiarzabal o Juan Vallejo.

Otra de sus vertientes es la escalada en hielo, algo muy desconocido en nuestro país. Eneko ha practicado esta modalidad en medio mundo, desde los Alpes hasta Canadá pasando por Estados Unidos.

Destaca también su pasión por el esquí, modalidad en la que ha llegado a trazar sorprendentes descensos de esquí extremo. Sirvan de ejemplo el descenso directo de la cara norte de Monte Perdido, la vía normal del Midi D'Ossau, o el Colouir Swam de los Astazous.

Su gran explosión como escalador fue en 2003, con el proyecto 7 PAREDES, 7 CONTINENTES junto a su hermano Iker. “Tanto Iker como yo siempre hemos intentado superarnos, por eso buscamos nuevos retos en las grandes paredes, en objetivos de envergadura que exigen lo mejor de cada uno de nosotros. Mientras que la deportiva es sobre todo personal, la escalada de grandes paredes en libre es lo que más nos gusta, en parte porque nos permite soñar los retos juntos y afrontarlos como equipo”.

Sobre su especial relación con su hermano, colgados ambos sobre una pared atado a la vida del otro, Eneko comenta que “lo hace todo más fácil ser hermanos. Lo atajamos todo antes de que llegue a mayores cualquier discusión en la pared”.

Para Eneko, la planificación y el factor psicológico son claves. “Además de tener un buen estado de forma, hay que estar concentrado al cien por cien. El miedo es libre, pero en escalada libre supone caerse. Podemos pasar momentos de mucha tensión, pero si llega a aflorar el miedo abiertamente significa que has perdido el control de la situación”.